El Blog de Kay

4
Oct

9 maneras en que estás perdiendo tu energía

No es raro recibir en la consulta de terapia holística, a personas que te piden casi con desesperación que quieren recuperar su energía, y no tienen tiempo para acabar el día en buenas condiciones, sino más bien que quedan destruidos al finalizarlo o simplemente expresan que despiertan cansados.

Pues bien, como terapeuta, me aseguro primero que esto no sea causado por algún factor desencadenante como algún medicamento que estén usando con “exageración”. Si están en períodos de crianza de niños pequeños, cuidando a personas enfermas o si tienen una mala calidad de sueño. También consulto si tienen alguna patología que desencadene esta falta de energía, como podría ser algún problema tiroideo no tratado, por ejemplo.

Si no existe un factor físico ya desatado que sea el sospechoso de esa desdichada y desnaturalizada falta de energía, podemos pensar en algunas de las 9 maneras en que estás perdiendo tu energía…y de pasada tu tiempo.

1. Apoyar a alguien que no te lo pidió

Claro, por un lado, podríamos decir que es bueno estar atentos a las necesidades de los demás ya que eso demuestra tu interés en ellos o que no piensas en ti solamente, entonces arremetes con tu ayuda allí donde nadie te lo pidió.

El resultado de tan benevolente acción puede que no sea el esperado. Si ayudas por tu cuenta sin que te lo pidan, tampoco esperes que sea apreciado de la forma que tú quieres, pues las personas habitualmente tienden a hacer lo que desean y puede que tu apoyo lo usen para lo que desean y no para lo que tú esperas.

Por último, si deseas fervientemente apoyar sin que te lo pidan, hazlo sin esperar nada a cambio, ni siquiera esperes que con tu ayuda hagan lo que tú deseas, por más benevolente que ésta sea.

Así evitarás la fuga de energía que se produce cuando te enojas o entristeces porque apoyaste y tu ayuda fue mal recepcionada o mal utilizada.

2. Dar tu opinión cuando no fue solicitada

Si no te pidieron opinión y la das, no será apreciada de la forma que tú esperas. Puedes ganarte enemigos gratis. A la otra persona o grupo, quizá no le interesa lo que opinas.

También sucede esto cuando quieres aconsejar a un ser querido para que salga de su dolor, pero ese ser no te hace caso y sigue sumergido(a) en su drama.

Se fuga tu energía al derrocharla en un lugar donde finalmente se perderá.

3. Prometer y no cumplir

Hay personas que hacen esto y pasan por la vida sin deterioro alguno de su energía, porque no les interesa prometer o adquirir un compromiso y finalmente no cumplir, pero hay otras que se sobre exigen y terminan prometiendo algo que no podrán concretar, ya sea por falta de tiempo, o por otra causa que no les permitirá responder al compromiso adquirido.

Estas últimas sufren la fuga de energía al preocuparse y sostener pena y otras emociones más por su falta de seriedad al ofrecer algo que no podrán hacer o entregar en el tiempo acordado.

4.Hablar de tus proyectos sin haberlos concretado

La pregunta es ¿Por qué hablas de tus proyectos que no han sido concretados? ¿Qué ganas con eso? ¿Puedes esperar en silencio hasta que ya estén finiquitados?.

No hay necesidad de hablar de algo que aún no es un hecho. Cuando comentas algo que podría ser, se comparte con la o las personas a las que le estás entregando la energía de tu proyecto y lamentablemente, hay personas que sienten envidia, o incluso se sienten traicionados si tu proyecto resulta, dado que si a ti te funciona se les cae la creencia de que “no puedo», «no tengo oportunidades», «no es posible», «la vida me puso en un lugar donde no puedo salir adelante», etc. Si tu energía no está en equilibrio absoluto se te caerá el proyecto.

Por lo tanto, silencio hasta que todo esté concretado y luego de que te vaya bien también silencio no lo cuentes todo para que la energía tuya o la depositada en tu proyecto, no sufra fugas.

5. Si permites que alguien te saque de tus casillas y robe tu paz

Primero, tú eres una persona con decisión propia y autónoma. A muchos no les gusta asumir que tienen el poder y control de sus propias vidas siempre, porque ello conlleva a asumir también deberes y responsabilidades en los resultados y además asumir que cada uno es responsable de las decisiones que toma para experimentar y vivir su vida.

Entonces, también puedes decidir si alguien te sacará de tus casillas o no ¿cierto?. Tu poder se queda contigo, no se lo cedes a otro.

Así podrás evitar una fuga de energía importante, dado que cuando alguien te hace enojar o hace que pienses mucho en él o ella de manera indeseable esa persona está robando tu energía.

Esa persona está actuando como lo que llamamos “Vampiro energético”.

6. Dejas de lado tus convicciones por apoyar a otros

Si hay algo que te dará estabilidad y fuerza emocional, mental, física y espiritual son tus convicciones. Siempre y cuando éstas sean posibilitadoras y te permitan avanzar por la vida con fuerza, optimismo y paz sorteando cada obstáculo que se te presente.

Por lo tanto, no puedes darte el lujo de dormirlas en ti, al grado que se guarden dentro tuyo como un volcán que erupcionará tarde o temprano. Tus convicciones son como el pilar que sostiene el muro (tu ser). Sin él, se cae todo.

Si apoyas a otros, hazlo primero si te lo piden y segundo, sin dejarte de lado a ti mismo (a).

7. Si no eres correspondido (a) en la entrega de tu amor

Puede ser una pareja, alguien que quieres de pareja, un hijo, un hermano, un amigo. En realidad, puede ser quien sea que quieras «sostener» con tus sentimientos, tu ocupación, preocupación o amor y no esté interesado en ello.

Ya sabemos, cada ser es autónomo en las decisiones que toma en su vida, sea consciente de esto o no. Aquí no exime la responsabilidad un “no sabía”, “no me daba cuenta”, “no tuve suficiente fuerza para soltar”, “yo pensaba que”.

No desperdicies tu energía en quien no la valora o simplemente no está interesado en ella. Guarda tu energía que siempre te será necesaria un poco más para terminar el día, cansado (a), pero no destruido (a).

8. Cuando vas a un lugar, pero no encajas con las personas que están ahí y apenas llegas ya drenan tu energía.

Esto puede suceder tanto en una reunión familiar (si esta fuese una familia patológica) como en una reunión de trabajo o de amistades.

Hay algunas reuniones que se tornan compromisos obligados para cumplir con esto que llamamos vida personal, y no te quedará otra que asistir, pero hay otras reuniones a las que asistes y en realidad sabías que no tenías que ir y llegas drenado (a).

Te sugiero que cuando tengas que ir con tu familia o reuniones de trabajo, siempre y cuando el ambiente sea denso, vayas enfocado solamente en el tema a tratar, sin combinar tu energía con las catástrofes, desórdenes y problemas de los cuales parecen ser el alimento del día de ciertos grupos o personas. Así no tendrás una fuga energética tuya repartida entre los asistentes, sólo para convertir esa energía en más sufrimientos innecesarios y problemas. Dado que es muy probable que no utilizarán tu energía para superarse o ser mejores de lo que son hasta ahora.

9. Cuando vas a un espacio físico que está cargado y te debilita

Esta puede ser una casa, el cementerio, un hospital, un lugar donde haces tus trámites, una discoteca, en fin. Si puedes evitarlo, pues bien, evítalo. Si no puedes evitarlo, al entrar al lugar protege tu campo energético.

Si quieres saber cómo aquí te dejo la ayudita: Protege tu aura en 3 en pasos.

¡Conserva tu energía, no la desperdicies donde no será bien utilizada!

Recuerda que tu energía es la que te permite moverte, estudiar, trabajar, amar, crear, y debes utilizarla correctamente y aprender a gestionarla de manera que te sume vida y alegría y no te la reste.

Te espero en mis siguientes artículos. Suscríbete aquí si quieres recibir la primicia en tu correo.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío
    Abrir chat
    1
    ¿Tienes alguna duda con tu proceso de inscripción?